Cancilleres americanos abordan la crisis de Venezuela

LIMA (AP) — Varios cancilleres de América participan el martes en Perú de una cita en la que evaluarán medidas para enfrentar la crisis en Venezuela que podrían incluir la suspensión de relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores de Lima los cancilleres de Perú, Paraguay, Colombia, Brasil, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Santa Lucía, México, Chile, Argentina, Guyana, Honduras, Jamaica y Canadá iniciaron una sesión reservada que podría durar varias horas. Granada envió a su representante ante las Naciones Unidas y Uruguay a su embajador local.
El canciller peruano Ricardo Luna afirmó el fin de semana a la prensa que aunque existen “matices importantes” entre los países se discutirán medidas individuales y grupales que podrían incluir el retiro de embajadores de Caracas, el rechazo o la expulsión de los embajadores venezolanos en sus capitales o incluso la suspensión de relaciones diplomáticas.
Perú es crítico con el gobierno de Maduro y en marzo retiró a su embajador de Caracas luego de que el Tribunal Supremo se atribuyó las funciones del Congreso, controlado por la oposición. El presidente de Perú, Pedro Kuczynski, un exbanquero de Wall Street, ha mantenido roces verbales con Maduro por abordar la necesidad de una acción conjunta para contener los problemas de Venezuela con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su gestión planea otorgar visas de trabajo temporales al menos a 6.000 venezolanos.
David Smilde, experto en Venezuela de la Oficina para América Latina en Washington, comentó que en la cita se “podrán tomar medidas de presión porque son las economías regionales más grandes, pero no podrán hacer propuestas de mediación porque no está Ecuador, República Dominicana y Uruguay, que no condenaron abiertamente a Maduro pero sí enfatizaron el diálogo”.
La crisis venezolana ha sido discutida varias veces en la Organización de Estados Americanos pero nunca se ha logrado un consenso en la propuesta del secretario general, el uruguayo Luis Almagro, de suspender a Venezuela del grupo si el gobierno de Maduro no celebra a la brevedad elecciones generales libres, justas y transparentes.
El canciller peruano afirmó que el origen de la Asamblea Constituyente que busca reformar la constitución venezolana “es ilegítimo”. Si sus homólogos están de acuerdo, pedirán “deshacer la Asamblea Constituyente, volver a darle poder a la Asamblea Nacional”, liberar a los presos políticos y pedir que el cronograma electoral de 2018 se adelante, agregó.
El responsable chileno de Exteriores, Heraldo Muñoz, dijo la víspera a la radio chilena ADN que lo que sucede en Venezuela es un “desastre” y anunció que buscarán crear un grupo permanente “para insistir en el camino de una negociación, porque todo conflicto en algún momento tiene que llegar a una negociación”.
La cita de Lima ocurre luego de que el sábado la alianza aduanera sudamericana Mercosur suspendió de forma indefinida a Venezuela por violar el orden democrático. Perú calcula que dos tercios de los países de la región estarán presentes en la cumbre, un número incluso mayor al esfuerzo en la década de 1980 del grupo Contadora para promover la paz en Centroamérica.
La comunidad internacional debe “restablecer” la fe perdida de la oposición en un “diálogo serio que tenga sus bases en las normas internacionales de los derechos humanos y la democracia”, explicó Christopher Sabatini, profesor en la escuela de Asuntos Internacionales y Públicos de la Universidad de Columbia. “La mediación es la única salida para esta crisis”, agregó.
Al contrario de otros países de la región, Ecuador y Bolivia apoyan al gobierno de Maduro. En la última semana Ecuador condenó la “injerencia de los Estados en los asuntos internos de otros Estados”, mientras que el presidente boliviano Evo Morales afirmó que si Estados Unidos interviene “con cualquier argumento… es para después adueñarse de sus recursos naturales”. Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo del mundo.
Eric Farnsworth, experto en energía y vicepresidente de la Sociedad de las Américas y el Consejo de las Américas, afirmó que Washington podría reducir sus importaciones de crudo venezolano pero que buscará “medidas provisionales a falta de un embargo que, si se utiliza, profundizaría la crisis humanitaria existente” sin garantía de que Maduro abandone el poder.
En los últimos cuatro meses las protestas antigubernamentales en Venezuela, que no lograron evitar las elecciones para los delegados de la Asamblea Constituyente, han dejado al menos 122 muertos y casi 2.000 heridos.