Ecuador: Presidente analiza suerte periodistas secuestrados

QUITO (AP) — El presidente ecuatoriano Lenín Moreno y su gabinete analizaban el viernes la suerte de un equipo periodístico presuntamente secuestrado por disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia mientras esperan a una delegación colombiana para coordinar una respuesta militar binacional contra ese grupo irregular.

El mandatario ecuatoriano, quien intempestivamente interrumpió su participación en la Cumbre de las Américas en Lima, había dado en la noche del jueves 12 horas de plazo a los disidentes de las FARC para recibir pruebas de vida antes de una reacción contundente por parte de los militares de ambos países.

Visiblemente emocionado y con la voz entrecortada Moreno afirmó que la ausencia del periodista Javier Ortega, de 32 años, el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y del chofer Efraín Segarra, de 60, “podría ser definitiva”.

El secretario Nacional de Comunicación, Andrés Michelena, dijo a periodistas que con la delegación colombiana -presidida por el ministro de Defensa- se planificarán “los procesos de operativos conjuntos” y explicó que “por temas de seguridad no se pueden decir las acciones en detalle que se tomarán”.

Añadió que en la madrugada llegó nueva información acerca de los cautivos pero rehusó dar detalles.

El presidente Juan Manuel Santos afirmó en su cuenta de Twitter que puso a disposición de Ecuador al ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas; al comandante general de las Fuerzas Armadas, general Alberto Mejía, y al director de la policía, general Jorge Nieto. Asimismo aseveró que “hablé con el presidente de Ecuador… y le reiteré que tiene y tendrá todo mi apoyo, el de nuestras Fuerzas Armadas y del pueblo colombiano”.

El equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio había viajado a la frontera con Colombia para recabar información sobre la violencia generada en la zona por grupos armados ilegales colombianos. Se cree que fueron secuestrados el 26 de marzo por disidentes de las disueltas FARC. Ni las autoridades colombianas ni las ecuatorianas han confirmado o negado esa versión.

La analista Grace Jaramillo, de la universidad de Queen en Kinston, Canadá, explicó a The Associated Press que Ecuador está enfrentando esta situación porque “no llegó a articular un sistema de inteligencia enfocado en el crimen organizado internacional” al tiempo que señaló que el país no estaba preparado “para la violencia en la frontera con Colombia”.

Añadió que para manejar temas como la violencia y los grupos irregulares armados con presencia en la frontera “se debe tener un servicio de inteligencia extraordinario y compartir inteligencia con otros países más fuertes en el continente… y Ecuador no tiene”.

La Cumbre de las Américas se inicia el viernes en Lima y en ella participarán varios líderes latinoamericanos, así como el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.