Puerto Rico investiga posible brote infeccioso post huracán

SAN JUAN (AP) — Puerto Rico está investigando cuatro muertes después del paso del huracán María como posibles casos de leptospirosis, una enfermedad bacteriana transmitida a través de la orina de los animales.

 

La enfermedad no es infrecuente en el trópico, pero el brote genera temores sobre la situación sanitaria después de la tormenta del 20 de septiembre que dejó sin agua corriente a buena parte del territorio estadounidense.

El gobernador Ricardo Rosselló dijo en conferencia de prensa el miércoles que se han registrado 10 casos de leptospirosis, cuatro de ellos fatales. Advirtió que a veces los síntomas de la leptospirosis se confunden con los de otras enfermedades como el dengue.

Dos muertes se produjeron en Bayamón, las restantes en Carolina y Mayagüez.

Rosselló dijo que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades están investigando.

Las autoridades exhortan a los isleños que eviten beber o bañarse en ríos o arroyos que pudieran estar contaminados por las inundaciones.

Se sospecha que debido a la falta de agua corriente, algunos residentes recurrieron a arroyos locales para aliviar la sed.

Jorge Antonio Sanyet Morales, un chofer de autobús de 61 años de edad, tomó agua de un arroyo cerca de su vivienda en la ladera de una montaña en Canovanas la semana después de la tormenta.

Poco después le dio fiebre, su piel se tornó amarillenta y en menos de una semana murió en el hospital en Carolina, dijo su viuda, Maritza Rivera.

El doctor Juan Santiago dijo que Sanyet fue uno de cinco pacientes que llegó a su sala de emergencias la semana pasada con síntomas parecidos tras beber de aguas de arroyos en Canovanas y en Loiza.

Todavía no hay agua corriente en la casa de Sanyet pero Rivera dijo que su familia estaba bebiendo sólo de agua embotellada, incluso envases facilitados por la municipalidad. Su esposo fue el único que bebió del arroyo, dijo Rivera.

“Era amigo de todo el mundo, no sé cómo podré seguir viviendo sin él”, dijo la mujer.

Un total de 45 muertes en Puerto Rico han sido atribuidas al huracán María, que azotó la isla con vientos de 240 kilómetros por hora (150 millas por hora).

El 90% del territorio está sin energía eléctrica y el gobierno espera poder restablecerla antes de marzo.

Rosselló dijo que a los alcaldes de la isla se les entregarán folletos con instrucciones sobre cómo desinfectar el agua, para que sean distribuidos junto con la asistencia alimenticia.

Hizo un llamado a los ciudadanos que tengan internet e impresoras, a que por favor impriman esos folletos y ayuden a repartirlos entre la población.

Además el Departamento de Salud y militares estadounidenses estarán también repartiendo píldoras de purificación de agua.